Comer Comida Chatarra Y Dormir Mal Puede Convertirte en Gay Dice Sicologa!

La mala alimentación, la falta de sueño e incluso el cambio climático (leíste bien) son causantes de la homosexualidad, sostiene un polémico "estudio"

October 14, 2019

Una investigadora con un título en psicología de la Universidad de Albania afirma que ha encontrado un vínculo entre los malos hábitos alimenticios, la falta de sueño y la homosexualidad.

En esencia, Rita Strakosha cree que no dormir lo suficiente por la noche y demasiada comida rápida durante el día te hace gay. Su "estudio" le daría un significado completamente nuevo a consignas famosas desde "¿Dónde está la carne?" Hasta "Have It Your Way" y "I'm Lovin’ It ".

Las personas LGBTQ informan tasas más altas de "comer grandes cantidades de alimentos con alto índice glucémico y grasas, o comer una dieta desequilibrada, inclinada hacia los carbohidratos", escribió Strakosha en su cuenta de WordPress. Como Graham Gremore informó en Queerty, la parte más problemática de su conclusión es lo que Strakosha recomendó para revertir las posibilidades de volverse gay. "Algunos estudios muestran una mayor tasa de obesidad entre los homosexuales", escribió. "Los hombres homosexuales, las mujeres lesbianas y bisexuales reportan una mayor probabilidad de consumo de bebidas azucaradas que los hombres y mujeres heterosexuales".

Eliminar las grasas, azúcares y también el alcohol de su dieta podría "disminuir y ... evitar el regreso de las atracciones homosexuales", afirmó Strakkosha.

También tiene consejos para las personas que quieren "mantenerse en línea": Manténgase alejado de los alimentos que pueden ser perjudiciales justo antes de dormir, como alimentos pesados ​​o ricos, comidas grasas o fritas, platos picantes, frutas cítricas y bebidas gaseosas. Strakosha perpetuó el mito de que las personas no solo pueden volverse homosexuales, sino que se pueden deshacer al ingresar en lo que denominó "hibernación sexual" a través del cambio de dieta, para promover la "extinción de estímulos". También conocido como terapia reparadora de abstinencia. "Al volver a despertar el interés sexual, la respuesta a los estímulos sexuales anteriores no se reiniciará de inmediato y al mismo nivel que antes", insistió Strakosha.