Hombre De Dallas Paso 17 Años En Prisión Por Error

Quintín Alonzo Fue Desestimado De Tres Casos En Su Contra Por Parte De La Oficina Del Fiscal Del Condado De Dallas

November 5, 2019
Handcuffed man standing in courtroom

Chris Ryan

El hombre que paso 17 años detrás de las rejas por un asesinato que no cometió, puede ahora empezar a limpiar su nombre después de que el verdadero asesino confesara y fuera ejecutado por un crimen diferente. Quintín Alonzo de 39 años fue liberado de prisión en mayo del 2018 después de que una pequeña audiencia lo declarara inocente de que en el 2001 asesinara a Santos Gauna de 18 años.

Alonzo fue encontrado de ser equivocadamente procesado en base a falsa evidencia, incluyendo el testimonio de un testigo que lo identifico como el asesino. Gauna, quien se había enlistado a los Marines de los Estados Unidos, fue asesinado en su fiesta de graduación de la preparatoria. Su madre y padrastro también fueron balaceados, pero sobrevivieron.

El testimonio defectuoso de un testigo condujo a la condena por asesinato de Alonzo y la condena de dos cargos de asalto agravado con un arma mortal. La Corte Penal de Apelaciones lo declaró inocente el 2 de octubre y la oficina del fiscal de distrito del Condado de Dallas, desestimo los tres casos contra Alonzo el viernes.

El anuncio formal despejo el camino para que Alonzo recibiera compensación del estado por su tiempo prisión. El caso de Alonzo es la exoneración numero 41 en el Condado de Dallas desde el 2001. El verdadero asesino de Gauna, Licho Escamilla voló a México después del tiroteo en la fiesta de graduación. Originalmente escamilla fue consideró un sospechoso en el crimen, pero un testigo señaló a Alonzo como el disparó, de acuerdo a los registros de la corte.

Escamilla regreso a Estados Unidos después de que Alonzo fue arrestado, y fue a asesinar a Michael Torres de 26 años en noviembre del 2001 según registros de la policía. Semanas después del asesinato de Torres, Escamilla disparo y mato al oficial de Dallas Kevin James quien estaba trabajando fuera de servicio como seguridad en un club nocturno.

Escamilla fue sentenciado por esta última muerte, pero antes de ser ejecutado en Octubre del 2015, Escamilla confesó la muerte de Gauna, según los registros de la corte. Aun a pesar de la confesión de Escamilla, tomo cerca de cuatro años para liberar a Alonzo.